- - | Por: | Programa: Música (14:00 - 20:00 hrs.) | Más tarde: Portamento (20:00 - 22:00 hrs.)

 
2012, la información es poder
Lunes, 29 de Junio de 2015 689 Rock 101 0

2012, la información es poder

Por: Karina Cabrera / @karipunk

 

Doce años después de que sobrevivimos sin problemas al Y2K, nos encontramos con la insistencia de que el 21 de diciembre sería el fin del mundo, todo gracias a algunas predicciones mal interpretadas. Ese año en realidad lo único que terminó fue la posibilidad de leer algo más de Ray Bradbury, el escritor de ciencia ficción falleció el 5 de junio, se quedó sin tiempo para verificar que sus Crónicas Marcianas se convirtieran en realidad.

 

El año 2012 inició con una de las más grandes filtraciones de información que se hayan realizado en la historia, el fundador de Wikileaks, Julian Assange, anunció la publicación de más de cinco millones de correos electrónicos de la empresa de seguridad estadounidense Stratfor, exponiendo información sobre servicios de inteligencia a agencias gubernamentales y varias instituciones. La burla hacia el gobierno estadounidense deribaría en la persecusión y el actual exilio de Assange.

 

También fue el año en que Europa se hundió en la crisis, Grecia y Portugal anunciaron planes de austeridad, provocando enfrentamientos violentos en ambos países. La economía de naciones tan importantes para el continente como Alemania, España e Italia también se vieron sumamente afectadas con recortes en la educación, la salud y el salario. El incremento de la deuda, la economía devastada y una desocupación que llegó a niveles récord, fueron los titulares de los diarios de Europa durante todo el 2012.

 

 

Uno de los hechos climáticos más increíbles de ese año fue el huracán Sandy que azotó las costas americanas del Atlántico, provocando cientos de pérdidas humanas. Lo curioso de este fenómeno fue que luego de su paso por el Caribe, la tormenta comenzó a debilitarse y perder fuerza, pero al llegar al área de Nueva Jersey, se juntaron diferentes corrientes frías y cálidas, convirtiéndolo así en la tormenta que dejó ciudades enteras en Estados Unidos bajo el agua. La supertormenta alcanzó un diámetro de más de 1800 kilómetros, con vientos de hasta 180 kilómetros por hora y una energía cinco veces más poderosa que la de la bomba atómica de Hiroshima.

 

Comentarios

Notas relacionadas

Síguenos

Últimos especiales Rock 101