- - | Por: | Programa: Portamento (20:00 - 22:00 hrs.) | Más tarde: XTC (22:00 - 23:59 hrs.)

 
Corona Capital: 2012, esperando el fin del mundo
Miércoles, 09 de Noviembre de 2016 1173 Rock 101 0

Corona Capital: 2012, esperando el fin del mundo


Por: Alex Salas / @WinyCuper 

 

Así fue que llegamos al 2012. Y nuestros ancestros mayas profetizaron el fin de una era, que además marcaba el fin de su calendario, rasgos que muchos interpretaron como catastrófico y hasta apocalíptico. Muchas personas alrededor del mundo dejándose llevar por estos rumores sobre el fin del mundo, crearon búnkers y comunidades alejadas en la selva en caso de una hecatombe mundial. Lo cierto es que no pasó absolutamente nada fuera de lo normal, al menos en el resto del mundo porque a México sí que nos llegó el fin de una era, la panista, para dar paso al priísmo recargado. Teman terrícolas mexicanos ¿Cómo fue que no hicimos caso a nuestros Mayas si esas pistas eran para nosotros? En fin.

 

Movimientos de indignación surgen en América Latina, Grecia y España haciendo que miles de personas vuelquen a las calles en contra del capitalismo salvaje y las economías injustas. En México surge el movimiento estudiantil #YoSoy132 cuando el todavía candidato a la presidencia, Enrique Peña Nieto hace una visita de campaña a la Universidad Iberoamericana en donde el estudiantado se pronuncia en un franco rechazo hacia lo que nombran el telegobierno. De ahí, 132 estudiantes videograban y viralizan un vídeo en donde exponen los motivos esenciales por los cuales Enqique Peña Nieto no debería ser presidente. 

 

A ese movimiento se unen estudiantes de diferentes instituciones tanto públicas como privadas, sobre todo en la Ciudad de México, aunque las reacciones son replicadas en universidades de todo México. El objetivo último de sus peticiones es garantizar que los medios de comunicación se independicen completamente de los vicios, negocios y relaciones mantenidas por años con los gobiernos en turno, situación que a nublado y opacado la democracia en nuestro país y en el caso específico de las elecciones presidenciales de 2012 es evitar que Televisa ayude al candidato Enrique Peña Nieto arribe al poder. Finalmente el movimiento es desmantelado poco a poco cuando varios de sus líderes comienzan a formar parte de los medios de comunicación que pretendían cambiar.

 

En al mundo atentados en países europeos y de medio oriente son el desayuno de cada día, algunos temen el inicio de la Tercera Guerra Mundial y con esto certificar a los Mayas como los pronosticadores oficiales de los fines del mundo. 

 

Tienen lugar los Juegos Olímpicos de Londres, y mientras en Venezuela gana las elecciones presidenciales Hugo Chávez, en México se inaugura la Línea 12 del metro que va de Mixcoac a Tláhuac, y con este acto se abre el maratón de limpiar la tierrita, llenar las bolsitas para dar paso al gobierno de Enrique Peña Nieto, quien quedara electo el 2 de julio en un ambiente de absoluta controversia.

 

 

La tercera edición del festival Corona Capital, por ende, se vio ligeramente afectado por toda esta agitación mundial. El mundo entero gritaba un fuerte ¡Basta ya de Capitalismo! Basta de precios injustos, de consumo irresponsable, de publicidad indiferente. Un grito en voz aguda que fue un primer llamado de atención a la humanidad pues nos estamos yendo al carajo y a nadie parece importarle.

 

Mucha gente decidió boicotear la asistencia al festival Corona y con ello generar algún tipo de llamado de atención a los monopolios de refresqueras, cerveceras, telefónicas y promotoras de espectáculos que llevan a cabo eventos como este. Fueron pocos los que hicieron caso al llamado del boicot, ya que el Festival Corona Capital para este, su tercer año, sería su consolidación como uno de los festivales masivos más importantes de México y Latinoamérica.

 

Fueron los Black Keys, New Order, Franz Ferdinand, Suede, The Hives, My Morning Jacket y Florence and the Machine los líderes del cartel de esta edición y también fue el último año en el que se incluyeron números de bandas nacionales de entre los que destacaron León Lárregui, Hello Seahorse!, Bufi y Vicente Gayo.

 

 

También fue este año cuando el formato del festival cambió a dos días, permitiendo una mejor distribución entre las bandas y escenarios. Aunque la verdad es que en ambas fechas hay más bandas y el anhelo anterior es prácticamente imposible.

 

Fueron los Black Keys y The Hives quienes se coronaron como reyes del festival, dejando claro como es que se debe tocar en un evento como estos: fuerte, contundente, estridente, llegando a un límite que roza la euforia.

 

Florence and the Machine y My Morning Jacket en cambio, entonaron esas canciones preciosas llenas de melancolía mezclada con felicidad que se quedan en los cofres de buenos recuerdos, esos en los que se esta rodeado de amigos una tarde de octubre homenajeando a los buenos momentos. 

 

Como buenos capitalinos haters, nada nos acaba de acomodar nunca, ¿acaso un espíritu perfeccionista? ¿acaso esas ganas siempre abundantes de estar criticando al otro? Lo cierto es que este (como otros festivales) han sido criticados por expertos y no tan expertos por estar plagado de música mainstream para chicos hipsters que no saben suficientemente de música. También están quienes lo tipifican como el festival para fresitas, para princesas con coronas de flores en la cabeza, para princesos que se gastan el dinero que les dan sus papás en paletas de mezcal saborizado.

 

Personalmente creo que cualquier escaparate que difunda proyectos culturales cuya propuesta provoque un beneficio que exalte valores y principios humanos como la convivencia armónica y la trascendencia a través de la música, es un evento que vale la pena.

 

Comentarios

Notas relacionadas

Síguenos

Descarga la app Rock 101
Últimos especiales Rock 101