- - | Por: | Programa: Música (14:00 - 20:00 hrs.) | Más tarde: Portamento (20:00 - 22:00 hrs.)

 
Corona Capital 2014: El cambio climático no es imaginario
Martes, 15 de Noviembre de 2016 805 Rock 101 0

Corona Capital 2014: El cambio climático no es imaginario

 

Por: Alex Salas / @WinyCuper 

 

Como ha venido sucediendo desde hace cuatro años, el conflicto en Siria se agrava cada día, cada mes y cada año un poquito cada vez más. En 2014, Israel y Estados Unidos se entrometen de lleno al conflicto agrandando la cifra de muertes, inmigrantes, niños abandonados y un odio injustificado. Estados Unidos declara la guerra en contra del Estado Islámico, lo que provoca un repunte en los ataques y bombardeos sobre todo en estados de Oriente y Europa.

 

Un fenómeno polar acentúa las bajas temperaturas en América del Norte y nuevamente un sismo azota a Chile, mismo que a su vez provoca un tsunami. Un meteorito se estrella en Rusia sin que este reporte daños y lluvias de estrellas se presentan alrededor de todo el mundo. Se registran lluvias históricas en Afganistán, Serbia y Bosnia mismas que provocan decesos y daños diversos. Además, un enorme volcán en Islandia (cuyo nombre es impronunciable e imposible de transcribir) hace erupción sin provocar daños graves a su paso.

 

Gabriel García Márquez muere el 17 de abril y el 26 de septiembre en un enfrentamiento con el ejercito mexicano, 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa desaparecen misteriosamente, ninguno de los 43 ha sido encontrado hasta ahora y su caso no ha sido estudiado a profundidad por parte del gobierno mexicano, hecho que ha desatado movilizaciones además de poner en evidencia la poca sensibilidad de nuestros dirigentes para resolver y tratar ciertos temas.

 

 

Con este nuevo antecedente de arbitrariedad jurídica en nuestras cienes punzando, como vena a punto de estallar, apenas un par de semanas después se lleva a cabo la quinta edición del festival Corona Capital los días 11 y 12 de octubre, en donde, exactamente igual que en la edición anterior, no fueron incluidas actuaciones por parte de agrupaciones mexicanas o de habla hispana, acostumbrándonos un poco más a la idea de que este Festival sería exclusivamente de corte internacional.

 

Y bueno, es un hecho que todo evento por exitoso que sea, tiene en algún momento su Waterloo, su frijolito en el arroz, su excepción a la regla porque, de todo se aprende en esta vida y casi siempre se aprende mucho mejor de los errores ¿o no?

 

Este fue el año parteaguas de este festival. Estoy segura que a raíz de este octubre negro, los organizadores tuvieron que replantearse por completo el concepto de este evento, desde las fechas en las que se llevaría a cabo hasta cuestiones básicas de infraestructura, y es que una lluvia permanente de 72 horas toma por sorpresa a cualquiera.

 

También fue este año que el festival implementó el uso de unas pulseras precargadas con crédito (tu crédito, obviamente) para evitar el canje de dinero en efectivo y con esto, supuestamente, debía acortarse el tiempo que duran las transacciones de compra-venta de insumos ya sea de bebidas, alimentos o merchandising. Nadie contaba con la astucia de la tecnología que en momentos como este, suele dejarte solo y en crisis. Ya saben lo que dicen, la tecnología huele tu miedo y provoca caos, y justo así fue, algo caótico.

 

Bien. Había llegado el día y un día anterior no había parado de llover, por lo que, aunque el agua cedió una pequeña tregua de apenas unas cuantas horas, la tierra, el césped y todo ya estaba en su totalidad mojado y ligeramente enlodado. La temperatura se sentía fresca y húmeda pero los ánimos estaban curiosos y latentes, expectantes y ávidos por ver a nuestras bandas favoritas.

 

Comenzó a llover mas o menos como a las cinco de la tarde, justo cuando Hercules and Love Affair terminaba su actuación a ritmo de 'Blind' en una versión más electro de lo que ya de por sí es y nos puso a bailar a todos en medio de la ligera llovizna que ya nunca nos abandonó.

 

Luego llegó Weezer, toda su buena onda sirvió para no abandonar los mojados ánimos y con ellos llegaron clásicos como 'My Name is Jonas', 'Hash Pipe' y 'Perfect Situation'.

 

 

Los islandeses de GusGus sonaban a lo lejos cuando la lluvia comenzó a caer más y cada vez más fuerte. Honestamente no daban muchas ganas de andar danzando de un escenario al otro, así que nos ubicamos donde Massive Attack que nos pusieron en onda con todo y la tupida lluvia con 'Battle Box 001', 'United Snakes', 'Psyche', 'Future Proof' y muchos como yo nos habíamos resignado y abandonado al placer de la lluvia cayendo en nuestros cuerpos cuando de pronto… paren las prensas… se anunciaba en los megáfonos la cancelación de esta y otras presentaciones debido a la tormenta eléctrica, por seguridad de las bandas y por supuesto, de los asistentes.

 

Así fue como las presentaciones de MGMT y SBTRKT también fueron canceladas. La leyenda cuenta que Jack White y The Horrors sí se animaron a salir al escenario pero yo no fui testigo.

 

Domingo 12 de octubre del año 2014. Una lluvia incesante, incómoda y tupida que no paró en 24 horas provocó que tierra y césped se fundieran en una sola solución viscosa y espesa de lodo. Lodo pesado y oscuro de ese que atrapa tus pies y dificulta el paso. 

 

El acceso estuvo entorpecido por la lluvia y cientos de personas aguardaban el momento de acceder con boleto mojado en mano y así apenas alcanzar a ver algo de Kasabian y St. Vicent.

 

Aún más difícil que un día anterior resultaba el tránsito entre escenarios fue por eso que muchos decidimos estancarnos en un solo lugar para mojarnos bien y por completo de pies a la cabeza de lodo y agua. Hubo quienes se quedaron en Beck, dichosos aquellos que pudieron escuchar 'Gamma Ray' y 'Loser'. Otros, los más jóvenes, supongo, se decidieron por Metronomy y Likke Li. Yo me quedé con mis pies entumidos y al borde de la histeria donde HAIM y Kings of Leon de quienes recuerdo una presentación calurosa y enérgica, que apenas alcanzaron para quitarnos un poco el cansancio de haber pasado horas por ese maldito via crusis que por cierto, estaba lejos de terminar pues aún faltaban las dos horas de lenta y lodosa caminata para poder salir.

 

Estoy segura de que como yo, muchos firmaron un pacto de no agresión prometiendo a los dioses nuevos y antiguos, no volver nunca más a ese lugar de dolor y perdición, pero muchos, como yo, no tardaron más que unos 10 meses en violar ese pacto.

Comentarios

Notas relacionadas

Síguenos

Últimos especiales Rock 101