- - | Por: | Programa: Portamento (20:00 - 22:00 hrs.) | Más tarde: XTC (22:00 - 23:59 hrs.)

 
7 años
Deadhead tapes, la cultura del bootleg
Lunes, 15 de Febrero de 2016 1150 Karina Cabrera 0

Deadhead tapes, la cultura del bootleg

 

Por: Karina Cabrera / @karipunk

 

Antes de la década de los 60, las grabaciones de conciertos no eran de interés para la industria discográfica, al menos no como una forma de expresión que fuera rentable, hasta que notaron que empezaron a circular algunas copias grabadas desde el interior de la acción, de baja calidad pero sumamente apreciadas por los fanáticos.

 

El 16 de febrero de 1967 se establecieron los primeros lineamientos contra los bootleggers y las revisiones se volvieron más exhaustivas a la entrada de los foros, sin embargo eso no evitó que las grabaciones siguieran realizándose y siguieran circulando de mano en mano.

 

Para la generación de nativos digitales aquellas grabaciones en cassette significan poco, pero la reflexión sobre la idea toma un nuevo camino con esa misma práctica, pero a través de celulares y cámaras digitales: sigue siendo la liberación de material al cual muchos no tendrían acceso.

 

El esfuerzo, consciente o inconsciente, con el público detrás de un teléfono nos hace recordar a las personas que anteriormente realizaban esa preservación de la memoria a través del audio, llevándonos a la repetición de un concierto, permitiéndonos descubrir no sólo las diferentes versiones y covers, también que los músicos en la mayoría de las ocasiones repiten el mismo discurso noche tras noche, cambiando únicamente el nombre de la ciudad.

 

 

Los bootlegs podrían ser los antecesores de la serie de vídeos que vemos en la actualidad, de la misma forma aparecían con mala calidad, pero en algunos casos la grabación no autorizada intentó ser profesional, algunos bootleggers fueron capaces de vender estas rarezas a veces mediante la adición de ingeniería de sonido de calidad profesional y el diseño de un empaque, sabemos muy bien que Pearl Jam terminó de capitalizar la idea haciendo bootlegs autorizados, pero ese ya es material para otro texto, porqué este es sobre los bootleggers de The Grateful Dead.

 

El grupo creó toda una cultura alrededor de la palabra Deadhead, como un sentido de comunidad que incluía compartir grabaciones. Desde sus inicios los fanáticos empezaron a grabar los conciertos, una práctica primero tolerada y después permitida por el grupo, con The Grateful Dead cercando zonas estratégicas para que se pudieran grabar sus presentaciones, esos fanáticos fueron los que lograron capturar lo que los discos en vivo de la banda no habían logrado, la grabación oficial fallaba en el elemento crudo que las versiones piratas obtenían desde el centro de la electricidad, la experiencia del momento, que no tiene nada que ver con la calidad de la grabación.

Comentarios

Notas relacionadas

Síguenos

Descarga la app Rock 101
Últimos especiales Rock 101