top of page

Esta es la ruta de cómo México recibe más remesas que inversión extranjera directa

Desde la llegada de Andrés Manuel López Obrador, como presidente de la República, están llegando más remesas provenientes de Estados Unidos para que sean gastadas por las familias mexicanas, que inversión extranjera directa para la construcción de fábricas e instalación de nuevas líneas de producción.


“Es en 2019 cuando el flujo de remesas a México nuevamente superó a los montos de la inversión extranjera directa, y año con año esta brecha ha aumentado en favor de las remesas”, afirmó Juan José Li Ng, economista senior de BBVA Research.


El monto de la inversión extranjera directa en México fue de 35 mil 292 millones de dólares en 2022, mientras que el flujo de remesas alcanzó los 58 mil 497 millones de dólares, explicó el maestro en economía por El Colegio de México.



Agregó que las remesas fueron 65.8 por ciento superiores a la inversión extranjera directa durante 2022.


Según el economista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), durante 2020, las remesas a México crecieron 11.4 por ciento, en 2021 aumentaron 27 por ciento y en 2022 se incrementaron 13.4 por ciento. Mientras que el monto de la inversión extranjera directa se ha mantenido estable en alrededor de 33 mil millones de dólares entre 2015 y 2022.


“La inversión extranjera directa representa un flujo de divisas muy importante para la economía mexicana”, expresó Juan José Li Ng.


El economista mexicano detalló que la inversión, que atraviesa las fronteras a través de una empresa extranjera—, busca “crear un interés duradero y con fines económicos o empresariales a largo plazo” en un país como México.


En México, la inversión extranjera directa se clasifica en nuevas inversiones, reinversión de utilidades y cuentas entre compañías, precisó.


“Un mayor volumen de inversión extranjera directa está asociado con la instalación de plantas de producción y la creación de fuentes de empleo”.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la inversión extranjera directa es un canal importante para la transferencia de tecnología entre países, promueve el comercio internacional a través del acceso a mercados extranjeros y puede ser un medio para el desarrollo económico.


Recordó que la inversión extranjera directa es muy volátil a lo largo de los años, si se compara con el flujo de remesas, que presenta un patrón más regular.


“Previo a 2006, el monto de inversión extranjera directa supera al de las remesas, aunque estas últimas crecían rápidamente año con año”, puntualizó el economista de BBVA Research.



Entre 2006 y 2012, las remesas y la inversión extranjera directa alternaban anualmente en cuanto a cuál reportaba el mayor volumen, con cifras promedio entre los 23 mil millones de dólares y 25 mil millones de dólares anuales, respectivamente.


En el periodo comprendido de 2013 a 2018, el monto de la inversión extranjera directa a México superó a los ingresos que se recibían por remesas, pese a que estas últimas ya crecían de forma sostenida.

Commentaires


Trasmisión en vivoRock 101
00:00 / 01:04
bottom of page